sábado, 30 de enero de 2016

¿Qué son los inmunosupresores y para qué se utilizan en el trasplante renal? (I)


En ésta y en siguientes entradas vamos a hacer un repaso a la medicación que se utiliza en el trasplante renal para evitar un posible rechazo: los inmunosupresores. Hablaremos de para qué sirven, cómo deben tomarse, qué posibles efectos secundarios tienen y cómo se combinan habitualmente estos medicamentos.

El sistema inmune y los inmunosupresores

Uno de los problemas más importantes tras haber recibido un trasplante renal es el de la aparición de un posible rechazo. Esto sucede porque nuestro cuerpo tiene un sistema de vigilancia encargado de reconocer y eliminar todo aquello que le es extraño,  esto es, el sistema inmune. Funciona como un ejército que defiende las fronteras frente a invasores extraños (como pueden ser bacterias, virus, hongos…) los cuales, de no existir el sistema inmune acabarían en poco tiempo con el funcionamiento del cuerpo, produciendo la muerte.
Pero el problema, es que el riñón trasplantado también es extraño al organismo, al ser originario  de otra persona, y por tanto, el cuerpo activa de inmediato sus defensas para destruirlo. Sin ninguna medicación que lo frene,  se produciría un rechazo masivo que conduciría a la pérdida de ese nuevo riñón. Es por ello, que la persona trasplantada debe tomar de por vida unos medicamentos llamados inmunosupresores, que sirven para inactivar al sistema inmune y así evitar un posible rechazo. Es como si para evitar que ese ejército dispare a nuestro espía que va a atravesar la frontera disfrazado de enemigo lo que hacemos es reducir la guardia de fronteras. No podemos quitar a todos porque si no, estaríamos expuestos a cualquier invasión, como sucede en nuestro cuerpo donde si nos pasamos disminuyendo la actividad del sistema inmune, habrá un riesgo altísimo de que entren virus y bacterias provocando una infección muy seria. Por ello, lo fundamental será mantener un equilibrio entre la inmunosupresión que impida un rechazo, pero sin aumentar de manera importante el riesgo de infecciones.

La inmunosupresión va variando a lo largo del tiempo, pero nunca desaparece

Lógicamente, al principio, en los primeros días tras la operación de trasplante renal,  el riesgo de rechazo es altísimo, ya que, como hemos señalado anteriormente,  estamos introduciendo en nuestro cuerpo un órgano totalmente extraño a nosotros. Es por esto, que en este momento la dosis de inmunosupresión es máxima, y conforme va pasando el tiempo se va disminuyendo progresivamente, ya que el organismo va acostumbrándose de manera parcial al nuevo órgano, aunque como el riesgo de rechazo siempre permanece latente, habrá que tomar medicación inmunosupresora de por vida .


Algunos tipos de medicación inmunosupresora

Aunque en futuras entradas hablaremos un poco más en detalle de los tipos de inmunosupresores y sus posibles efectos secundarios, citaremos ahora los más usados y el nombre por el que están comercializados en España.
-    -Prednisona (Dacortin) (sobre este medicamento recomiendo leer un muy buen artículo del blog Crónicas de una enferma crónica)
-         - Ciclosporina ( Sandimmun )
-         - Tacrolimus ( Advagraf, Prograf)
-          -Micofenolato de mofetil/Ácido micofenólico ( Myfortic, Cellcept)
-         - Azatiporina ( Imurel)
-        -  Everolimus ( Certican)
-        -  Sirolimus ( Rapamune)
Para saber más sobre el tema de los inmunosupresores, recomiendo visitar algunas entradas de blogs amigos como el de Esther Garcia Schmah: Crónicas de una enferma crónica y el de Ana Hidalgo: Vivir con insuficiencia renal.


martes, 22 de diciembre de 2015

Turrón y diálisis: ¿se puede comer o es peligroso?

Uno de los productos más populares en estas fechas de Navidad es el turrón; prácticamente no faltará en ninguna casa o en ninguna celebración. Ahora bien, ¿es posible su consumo para las personas que padecen una insuficiencia renal y precisan diálisis?, o por el contrario, ¿entraña riesgo tomarlo?Vamos a verlo a continuación


El contenido de potasio del turrón

El principal problema del turrón viene dado por su contenido en potasio. Aquí, como en la mayoría de productos etiquetados es muy difícil encontrar en el envasado la cantidad exacta de potasio que aporta por ración, ¡Cuando se darán cuenta los fabricantes que los enfermos de diálisis existen y que es fundamental indicar el potasio y fósforo que aporta un producto en el envasado!

No obstante, realizando un ejercicio de búsqueda por internet, encontramos alguna informacíón sobre ello:
- en la página web de Puleva, se informa que el contenido de potasio de 100 gr de turrón es de 209 mgr.
- en la web de laboratorios Rubio sobre contenido de potasio de los alimentos se informa que el turrón de Jijona aporta 282 mgr de potasio por cada 100 gr de producto
- hay que tener en cuenta que en el caso del turrón de chocolate el contenido de potasio será mayor superando los 300 mgr por cada 100 gr de ración.

Por tanto, estamos hablando de un producto que proporciona entre 200 y 300 mgr de potasio por cada 100 gr que se consuma, un poco más en el caso del que lleva chocolate.
Ahora comparemos con algunas frutas y verduras 
- 100 gr de lechuga aportan un cantidad algo mayor (300 mgr de potasio)
- 100 gr de tomate triturado proporcionan el triple de potasio ( casi 1200 mgr)
- 100 gr de plátano nos darán casi 400 mgr de potasio 
Hay que tener en cuenta que una tableta de turrón de Jijona pesa 300 gr, con lo cual es muy difícil que una persona consuma de golpe la tercera parte (que serían 100 gr), es decir, habitualmente se van a consumir pequeñas cantidades.

Consejos sobre su consumo

Desde aquí, por tanto no desaconsejamos el consumo moderado de turrón en estas fechas navideñas. El contenido de potasio que aporta es moderado y las cantidades que se toman suelen ser casi siempre pequeñas. No obstante, como precaución, sería bueno evitar el consumo conjunto de otros productos que pudiesen elevar el potasio (frutos secos, frutas, verduras), para no hacer entre todos, una combinación de alimentos peligrosa por su alto contenido en potasio.

Recomiendo visitar la entrada del blog Cruces contigo en la enfermedad renal, con consejos para alimentación en estas próximas fechas navideñas. 
Puede ser útil también visitar está página web que nos informa del contenido de potasio de diferentes productos navideños y chocolates (consultar aquí y aqui) 

Y,no nos queda más que desear unas felices fiestas a todos y un muy feliz 2016.



lunes, 7 de diciembre de 2015

Sobre el blog: "Crónicas de una enferma crónica"

Recientemente, y de forma bastante casual he descubierto el blog "Crónicas de una enferma crónica" cuya autora es Esther García Schmah. He de decir que me ha gustado mucho tanto los temas tratados, como la forma de abordarlos. Esther ha tenido una enfermedad renal desde muy pequeña, ha pasado por todas las fases de la misma y actualmente ( desde hace muchos años y seguramente para muchísimos más en un futuro) tiene un trasplante renal que le marcha estupendamente.
Pero, más que las cuestiones técnicas de la enfermedad renal (aunque tambien), lo que realmente me ha cautivado del blog es el aspecto humano  y como desde una gran naturalidad, Esther habla de temas como la maternidad o la comunicación con los hijos sobre aspectos de la enfermedad, por poner un ejemplo. Aquí, se nota su formación como psicóloga y pedagoga y en conjunto, da consejos muy útiles para cualquiera que se acerque a su blog.
.En resumen, me parece, muy adecuada su lectura para cualquier persona o familiar que padezca una enfermedad renal, o en general cualquier patología crónica. Se puede acceder desde este enlace

viernes, 27 de noviembre de 2015

¿ Me puedo quedar embarazada si estoy trasplantada de riñón?



La pregunta que da título a esta entrada a buen seguro se la habrán hecho muchas parejas en las que uno de los dos ha recibido un trasplante renal. Tras las primeras semanas semanas o meses y una vez que el organismo se va recuperando de la intervención que supone recibir un trasplante de riñón, poco a poco se van retomando actividades de la vida diaria que quedaban un poco mas limitada en la fase de dialisis ( actividad laboral, viajes, dieta un poco mas libre..) y para muchas parejas ( y dado que que en dialisis es muy difícil quedarse embarazada y en el caso de los hombres es muy frecuente la presencia de disfunciones) será ahora el momento de intentar tener un hijo. Ahora bien, ¿ es seguro?, ¿ qué problemas se pueden tener?



En el caso de los hombres


Si es el hombre quien ha recibido el trasplante, en teoría no habría problemas, pero la realidad es otra. La toma de inmunosupresores, y de otro tipo de medicamentos para disminuir la tensión arterial, hace que sea en ocasiones frecuente la presencia de problemas de esterilidad o de impotencia, aunque en cualquier caso bastante menos que en el caso de la situación de diálisis. Es decir, se mejora aunque sigue siendo relativamente frecuente la presencia de estos problemas. Por ello, la recomendación seria:

- comenzar pasados unos cuantos meses después del trasplante, y en cualquier caso no desesperarse ni obsesionarse con ello en el caso que se tarde en poder concebir un hijo
- en caso que la espera se prolongue mucho, comentarlo al nefrólogo para que derive al urólogo y realizar un adecuado estudio de fertilidad para detectar si existe algún problema, y en su caso si existe alguna posible solución.


En el caso de las mujeres


En el supuesto que sea la mujer la receptora del trasplante renal, el tema es algo más complejo , ya que en el caso de quedarse embarazada su cuerpo va a experimentar una serie de cambios fisiológicos que pueden alterar el transcurso de la enfermedad renal. Pero, no es imposible, solamente hay que hacerlo en el momento adecuado, pasado un cierto tiempo del trasplante, cuando comprobemos que está funcionado bien y siguiendo siempre unos controles y seguimiento muy riguroso. Como normas generales:

* siempre se podrá intentar a partir de los dos años del trasplante
* la creatinina debe ser estable e inferior a 1,5 mg/dl
* la pérdida de proteinas en orina deberá ser menor de 0,5 gr/ día
* la tensión arterial estará siempre muy controlada
* habrá que comunicarlo al nefrologo para que suspenda aquellos inmunosupresores que podrían dañar al feto ( Everolimus, Sirolimus, Micofenolato) o los cambie por otros. También la medicación para bajar la tensión arterial deberá modificarse, evitando la que pueda dar problemas al feto ( ver este enlace)



* una vez se haya logrado quedar embarazada, los controles de tensión arterial y de análisis serán frecuentes y las visitas igualmente también. Se considera un embarazo de riesgo, que habrá que vigilar mucho
No obstante, teniendo en cuenta todas estas precauciones, se puede tener un hijo estando trasplantada y muchas mujeres lo han hecho, con lo cual el motivo de alegría ha sido doble, primero un riñón y al pico tiempo un hijo, ¡ que mas se puede pedir!



Para ampliar la información sobre este tema recomiendo visitar la entrada sobre Trasplante renal y embarazo del blog Cruces contigo en la enfermedad renal escrito por la Dra. Sofía Zarraga. Asimismo, hay testimonios de mujeres que han logrado ser madres con un trasplante renal funcionante. Puede consultarse aquí.

viernes, 30 de octubre de 2015

¿ Qué alimentos son ricos en vitamina D?


En una entrada previa sobre la vitamina D, de junio de 2014, (ver entrada) mencionábamos, como el tomar la luz sol con moderación y evitando las horas de mayor insolación era muy beneficioso para elevar los niveles de vitamina D, que estaban disminuidos en las personas con insuficiencia renal moderada-severa. La consecuencia de esos valores disminuidos es la presencia de huesos muy frágiles, con lo que ante cualquier golpe o caída es muy fácil la aparición de una fractura. Para evitar eso, es muy importante tener unos niveles de vitamina D como minimo entre 15 y 30.



Sin embargo, ahora que en el hemisferio norte nos encontramos mediado el otoño, los días son a menudo nublados y muy cortos, es muy difícil alcanzar valores adecuados de vitamina D, sólo tomando luz solar. Por ello, es muy frecuente que las personas en diálisis deban tomar suplementos de vitamina D en esta época del año. Ahora bien, ¿podemos ayudar a subir esos niveles de forma natural con algún tipo de alimentación?. A continuación hablaremos de ello.


Algunos alimentos ricos en vitamina D

Antes de nada hay que comentar que algunos alimentos que aportan bastante vitamina D, como son cereales enriquecidos, leche de soja.. no son adecuados para personas con insuficiencia renal avanzada o en diálisis, por su elevado aporte en potasio. Por ello, aquí nos centraremos únicamente en los productos que pueden tomar los enfermos que acuden a diálisis.
-         -Aceite de hígado de bacalao. Es el producto que más vitamina D aporta, pero debido a su elevado contenido graso, conviene no abusar de su consumo.
-        - Pescados azules: arenque, caballa, sardina, salmón, atún. Además, los envasados en aceite aportan aun más vitamina D
-         -Huevos. Hay que comerlos enteros o por lo menos la yema, que es la fuente de esta vitamina en el huevo
-        -  Higado de vaca
-          Setas ( en menor cantidad, pero también pueden aportar algo)
-         Leche de vaca o yogures, pero siempre que sean enriquecidas con vitamina D
-          Quesos grasos, como el suizo o el parmesano



Como consejo general: si observamos la lista anterior, todos son productos con un elevado contenido en grasas y colesterol, y algunos de ellos también aportan bastante fósforo,por lo cual, su abuso quizá no sea lo más adecuado para algunas personas que tengan enfermedades cardiacas y para los que tengan problemas de fósforo elevado. Por ello, siempre se debe consultar con nuestro nefrólogo o enfermera sobre la idoneidad o no de consumir dichos alimentos y en caso que se realice, hacerlo siempres con moderación.




viernes, 9 de octubre de 2015

El consumo de alcohol es beneficioso en personas con hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, ¿mito o realidad?


Muchas veces se comenta en diferentes medios o incluso en las conversaciones de calle aquello que “beber un par de  vinos al dia es muy bueno para las enfermedades del corazón y para la hipertensión”. De hecho, durante algún tiempo algunos cardiólogos lo han introducido entre sus recomendaciones. ¿Qué hay de verdad en ello?, ¿se trata de una de tantas leyendas urbanas o su recomendación tiene base sólida? A continuación, hablaremos de ello.



¿En qué casos no se podría recomendar?

Lo primero que hay que comentar, es que no en todos los casos se puede recomendar el consumo moderado de alcohol, ya que si hay otra enfermedad asociada, podría empeorarse. Por ejemplo, en las personas con insuficiencia renal moderada-avanzada, y por supuesto en diálisis, se desaconseja, ya que estaremos introduciendo gran cantidad de líquido que podría ir a los pulmones, provocando ahogo y una situación peligrosa llamada edema agudo de pulmón . Por tanto, en estos casos si se toma alcohol, es mejor que sea en una cantidad escasísima..



En pacientes con problemas de hígado, tampoco es aconsejable la ingesta de alcohol, ya que la enfermedad hepática podría empeorar de manera importante. Aquí, la recomendación sería: alcohol cero

¿Hay evidencias en hipertensos con enfermedades cardiovasculares?

Recientemente, la Sociedad Española de Hipertensión Arterial ha publicado unas recomendaciones de dieta y estilo de vida (se pueden consultar aquí) para ayudar al control de la hipertensión arterial. Entre esas medidas se encuentran: reducir la ingesta de sal, consumir abundantes frutas y verduras, evitar las grasas, controlar el peso,  realizar actividad física regular, abandonar el tabaco, y consumir alcohol con moderación. Sobre esta última recomendación, se dan los siguientes consejos:
-     Si se consume alcohol, debe ser una bebida fermentada, como vino o cerveza. No hay beneficio en tomarse, por ejemplo whisky, coñac, vodka…
-    El consumo debe ser muy moderado, y más o menos regular. El atracón de fin de semana ( tomarse por ejemplo 7 cervezas en una noche), no sirve para nada, es muy dañino.
- Por supuesto, es imprescindible seguir el resto de recomendaciones para alcanzar algún beneficio con un consumo moderado de alcohol. Si se sigue fumando, y tomamos un par de cervezas al día, pues no estaremos haciendo nada.

Beneficios de la toma moderada de cerveza

En la información publicada en la Sociedad Española de Hipertensión, se hace mucho hincapié en los beneficios que puede producir un consumo moderado de cerveza. Entre ellos están:
-          El aporte abundante de líquido
-          Aporte muy bajo en sodio
-          Aporte elevado de potasio, magnesio y silicio ( útil para problemas de huesos)
-          Aporte de polifenoles, que disminuyen el riesgo de tener un problema cardiovascular ( infarto de miocardio, ictus..)
-    Además, aporta muy pocas calorías y nada de grasa ¡ Es un mito, el que la cerveza en cantidades moderadas, engorde!



¿Cual es la recomendación para un consumo moderado de cerveza y vino diario?

Se recomiendan las siguientes cantidades máximas : unos 25 gr de alcohol en varones y 15 en mujeres, lo cual supone.
-          2-3 cervezas de 200 ml en varones y 1-2 en mujeres
-          1 vaso de 200 ml de vino en varones y 100 ml en mujeres.


Cualquier consumo por encima de esta cantidad sería perjudicial para nuestro organismo.
































miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿Qué es el síndrome de robo en una fistula de diálisis?


Hoy hablaremos de  una  complicación que puede aparecer tras realizar la fistula arteriovenosa para dialisis: el síndrome de robo. Afortunadamente, se trata de un situación muy poco frecuente, pero que en caso de presentarse puede producir mucho dolor y molestias  a la persona que lo padece. Sobre en qué consiste este síndrome, cómo reconocerlo y qué se puede hacer par solucionarlo, hablaremos en las siguientes líneas.



¿Por qué se produce?

En una entrada anterior de este blog ya hemos hablado sobre en qué consiste una fistula arteriovenosa para dialisis (ver enlace) . Por recordarlo brevemente, consiste en la union de un arteria y un vena de gran calibre del brazo para crear una súper vena por la que  circule una gran cantidad de sangre y sea al mismo tiempo fácil de pinchar ( ya que la pared de las venas es mas fina que la de las arterias ). De esta manera se puede sacar gran cantidad de sangre, limpiarla y  devolverla depurada a nuestro organismo.
                                                  

Sin embargo, si la cantidad de sangre que realiza el trayecto directo arteria- vena es muy elevada, puede suceder que llegue muy poca a la zona de la mano, con lo que podría aparecer sensación de frialdad, dolor y en casos extremos  úlceras por falta de riego sanguíneo en la mano. Es lo que se conoce como síndrome de robo en una fistula arteriovenosa y su causa es por haber mandado demasiado flujo de sangre a la fistula recién creada impidiendo que llegue suficiente flujo a las últimas regiones del brazo ( mano y dedos)

¿Cómo evitar su aparición ?

Afortunadamente, su aparición es muy rara, entre el 1 y el 5  % de las personas que inician dialisis  presentan algún tipo de robo provocado por la realización de una fistula arteriovenosa. El mayor riesgo se producirá en personas:
-     de edad avanzada
-    diabéticos
-    mujeres
-    problemas previos de circulación en las arterias.
Es mucho mas frecuentes su aparición si se realiza una fistula a nivel del codo que en el caso de realizarse en la muñeca.
Para prevenir su aparición será fundamental la labor del cirujano que realiza la fistula, ya que debe asegurarse que llega suficiente sangre a la regiones más  alejadas del brazo, especialmente en personas de alto riesgo, como son los casos que hemos citado anteriormente.


¿Cómo reconocer el síndrome de robo?

Como hemos señalado anteriormente, este síndrome aparece tras la creación de una fistula,  los síntomas se presentan al poco tiempo, y de forma  tipica empeoran al usar la fistula durante la diálisis. Es decir, una fistula que lleva mucho tiempo realizada es muy raro que comience a dar problemas de robo.
Los síntomas pueden ser:
-    frialdad de la parte del brazo más alejada del cuerpo ( manos y dedos )
-    color azulado de dicha zona
-    dolor que empeora sobre todo durante la  dialisis y mejora muy poco con calmantes
-    hormigueos en la mano
-    aparición de úlceras muy dolorosas, que evolucionan rápido y a veces  se infectan

¿Se puede solucionar?

Una vez sabemos que una persona que acude a dialisis tiene síndrome de robo por la fistula, ¿ qué se puede hacer?. Lo veremos a continuación:
-    en casos muy leves, puede ir mejorando solo, al ir formándose nuevos vasos sanguíneos que lleven sangre a la zona donde falte. Si el dolor es muy leve , la frialdad escasa y no hay ninguna úlcera se puede esperar y podría mejorar de manera espontánea
-    en casos donde hay una afectación moderada, se puede cerrar la fistula de manera parcial para disminuir la cantidad de sangre que marcha directamente de la arteria a la vena y así intentar aumentar el flujo sanguíneo a la mano

-    por ultimo, en casos de mucha afectación, como dolor intenso o úlceras muy importantes, la única solución será cerrar la fistula y valorar realizar otra nueva en el otro brazo o colocar un catéter para realizar la diálisis.


Y, un último consejo, ante cualquier mínimo síntoma, como dolor, frialdad o aparición de ulcera en el brazo de la fistula, comunicárselo rápidamente al medico o la enfermera, para una rápida valoración 

Entradas populares